PSICOTERAPIA GESTALT
UN CAMINO REAL AL CRECIMIENTO

TERAPIA DE PAREJA

En la actualidad ya no es significativo hablar si la terapia de pareja es importante o no, ahora es necesario concentrarse en encontrar los modelos adecuados de tratamiento para la pareja actual y para las diferentes situaciones que está viviendo. Las investigaciones han revelado una fuerte relación entre las dificultades de pareja y algunas enfermedades como la depresión, el alcoholismo, los trastornos de alimentación, violencia, trastorno bipolar  y otras enfermedades físicas, aquí se podría agregar que las dificultades de pareja también es un disparador de intentos de suicidio y suicidios. Los conflictos de la pareja también afectan a los hijos, se generan dificultades como: problemas de conducta, abuso de sustancias, depresión y un aprendizaje que les impide en el futuro una adecuada intimidad en pareja. La pareja actual no es la misma de hace 30 o 40 años, por tal motivo cualquier  modelo de trabajo a utilizar  debe de configurarse de acuerdo a las características de las personas que forman las parejas en la actualidad, ya que la situación social y los aprendizajes ha cambiado de manera importante en las ultimas tres o cuatro décadas.


No solo la pareja ha cambiado en los últimos tiempos sino también la manera de resolver los problemas, de percibirse y las expectativas  a futuro. En una sociedad en donde es de gran importancia el consumismo, el éxito, el individualismo, el crecimiento personal y profesional, en donde los roles culturales que exige la sociedad son distintos en hombres y mujeres, donde algunas veces los individuos se aíslan cada vez mas en lo social, laboral y personal, es necesario saber en que nivel de importancia queda la relación de pareja. Incluso la manera en que se conocen las parejas se realiza de manera diferente, algunas veces desde la mascara de una computadora, o de un avatar, en donde se evita hacer contacto con la otra persona y se facilita el proceso de acercarse por primera vez.


Cada modelo de terapia de pareja propone diferentes abordajes a los problemas, diferentes métodos y diferentes instrumentos, muchos de ellos basados en investigaciones y observaciones empíricas, algunos de ellos vienen de la terapia familiar, de la individual y del trabajo con grupos. En un estudio realizado en la universidad de Washington se concluyó que en realidad no hay muchas variaciones entre las diferentes metodologías utilizadas en el tratamiento con parejas. También se afirma que mientras mas aspectos relacionados con la pareja se trabajen en terapia, el cambio es mas duradero y las recaídas menos frecuentes.


En la terapia de parejas con el enfoque Gestalt un objetivo es que la pareja logre identificar y cambiar los patrones o pautas neuróticas en la que ha caído la relación, mas también se hace un fuerte énfasis en el aprendizaje de nuevas maneras de relacionarse, comunicarse, expresarse y de solucionar conflictos. Se busca que los miembros de la pareja se den cuenta de lo que están haciendo y de cómo le hacen para mantener la situación que están viviendo. Que revisen los aprendizajes que  tienen de una relación de pareja ya que suelen ser diferentes y algunas veces se da por hecho que el otro piensa de la misma manera, también se busca que descubran como es la forma en que se comunican a través de vivenciar en terapia nuevas formas de comunicarse de manera verbal y no verbal. La participación activa de los miembros de la pareja en la terapia permite descubrir si tienen los recursos y habilidades necesarios para lograr sus objetivos en pareja, y si no los tienen encontrar las formas adecuadas de crear las herramientas necesarias para vivir una relación mas sana.


En las últimas décadas se han presentado cambios importantes en la sociedad, y esto implica también cambios en las personas y las parejas. La mujer se ha incorporado al trabajo con gran fuerza destacando laboral y profesionalmente, lo que la ha llevado a una mayor autonomía y a una mayor participación social, así como a una menor dependencia económica. Otro cambio importante fue el  control de la natalidad y el acceso a los anticonceptivos lo que permitió desvincular la natalidad de la sexualidad. En el hombre por igual hay cambios importantes: un mayor desarrollo de  sensibilidades, mayor expresión emocional, acercamiento a actividades anteriormente consideradas exclusivamente de mujeres, y sobre todo ha sostenido una fuerte lucha interna frente a los aprendizajes pasados  considerados machistas, lo que lo ha llevado a tener una mayor comprensión de las actitudes femeninas. Estos y otros factores han llevado a que la pareja experimente cambios importantes, que se pueden observar tanto en el inicio de la formación de la pareja como hasta la ruptura, por ejemplo: la edad de formación del vínculo de pareja, el tiempo de duración de la relación, incluso una mayor y mas rápida disolución del compromiso son algunos de estos cambios. En el proceso de pareja hay nuevas formas de relacionarse, nuevos problemas y una mayor apertura a la intervención de un profesional en los conflictos de pareja.


En la actualidad en el consultorio tenemos diferentes tipos de pareja, desde lo que se cazaron por la iglesia y tienen muchas años de casados, lo que se casaron solo por  el civil, parejas que decidieron vivir en unión libre, también parejas que tenían tiempo de divorciados o separados y quieren volver a intentar una relación de pareja, hay también parejas de jóvenes que quisieron hacer la prueba de vivir juntos, parejas de novios que quieren solucionar conflictos antes de casarse, parejas de diferentes edades que se unen en relaciones reconstituidas es decir entran en una relación de pareja con alguien que tiene una relación previa con hijos, finalmente también las parejas del mismo sexo que en los últimos años han podido expresar mas libremente su relación. La terapia de pareja es un campo complejo en donde muchas de las veces se escuchan dos versiones de una misma situación independientemente del tipo de pareja que consulte.


En la terapia de pareja además de situaciones como celos, infidelidad, conflictos con las familias de origen, comunicación, maneras de expresar el afecto, la pasión y la sexualidad, conflictos por el poder y el control en la relación, se presentan situaciones nuevas como la decisión de casarse o no, el valor de la maternidad en la relación, los roles dentro de la pareja, el choque de aprendizajes previos que no concuerdan ya totalmente con la realidad como el de “casarse para toda la vida”, el desafío a las creencias y a la intervención de las familias de origen, también en los últimos años la influencias de la situación económica que lleva a generar estrés en las personas y por tal motivo en la pareja, también se presenta el conflicto con los hijos anteriores de él o de ella, la figura de los “ex”, y las nuevas formas de relacionarse sexualmente.


La relación entre dos personas diferentes y únicas que se encontraron en la vida puede tener diversas maneras de desarrollarse, sin importar de donde vienen o si son del mismo estado o del mismo país, si son de la misma edad o se llevan años de diferencia, si tienen las mismas creencias o costumbres, sin son del mismo sexo o son heterosexuales, muchas de las veces no son conscientes de cómo se esta dando el proceso de relación y mucho menos cuando les esta funcionando, cuando la relación ya no funciona de la manera que quieren es cuando se le pone atención a como se están dando las situaciones que les causan conflicto. Es aquí cuando los aprendizajes de cada miembro se ponen a prueba y se pueden dar cuenta del funcionamiento que tienen dentro de la relación.


Es verdad que nacemos con muchos recursos y se van desarrollando mientras crecemos, mas el estar en pareja es un aprendizaje que se obtiene con el paso del tiempo, a medida que vamos aprendiendo a relacionarnos con nuestros cuidadores y al observar como se relacionan ellos. Es aquí en el aprendizaje donde esta la influencia de los cambios en la sociedad de las ultimas décadas, ya que los aprendizajes de los abuelos que muchas de las veces son los cuidadores por que ambos padres trabajan son muy diferentes a lo que se percibe en la actualidad, o de los hijos que han vivido con un solo padre debido a las separaciones y que aprendieron  esto como una forma de solucionar los conflictos de pareja, y quizá sea una forma,  “mas no es la única”, mucho menos cuando se están desarrollando nuevas formas de intervención en terapia de pareja. También se encuentran parejas que crecieron con un solo padre y unen su vida con una persona que creció en una familia con padre, madre y hermanos, o el hijo/a solitario que se une con alguien de una familia numerosa, no estoy sugiriendo alguna situación como normal o anormal sino como la forma en que se obtuvieron los aprendizajes entre los miembros de la pareja de como relacionarse. Y con esto quiero recalcar la importancia que tiene la historia y el contexto en que se desarrollan los aprendizajes de cada miembro de la pareja y la manera de aplicarlos en la relación en un contexto nuevo y diferente.


La terapia de pareja debe de estar fundamentada en una adecuada obtención de datos realizados  a ambos miembros, es decir un adecuado historial de la relación de pareja, de sus familias de origen, del problema y de cómo se ha desarrollado este en la historia de la pareja, quizá este proceso lleva algunas sesiones, que también permitirán percibir el grado de disposición que tiene cada miembro para la terapia, el nivel de motivación de ambos en terapia es fundamental para el éxito de la misma y para el diseño de la intervenciones. Cuando se tiene una mayor cantidad de información relacionada con la pareja y el problema, las formas o los intentos de solución, es posible percibir mejor las pautas o patrones en los que esta la pareja. Esta información obtenida debe de estar registrada lo mejor posible ya que permitirá percibir como se crea y permanece el problema en la relación. También es recomendable la aplicación de  algún test de pareja y elaboración de familiograma que permita obtener mas datos, es posible que la experiencia, la observación y escucha facilite alguna hipótesis de la situación de pareja, mas esta se puede fundamentar adecuadamente con la información obtenida. Como terapeuta necesito obtener información el tiempo suficiente, observar lo necesario y escuchar de igual manera lo que sea necesario antes de realizar intervenciones focales, pueden ser quizá cuatro o cinco sesiones, en las cuales ya se puede realizar alguna intervención o algún ejercicio en donde la pareja pueda darse cuenta de su situación  y de cómo influyen los pequeños cambios en la relación. En esta primera etapa las intervenciones están más orientadas a iniciar la toma de conciencia de la situación que están viviendo, que a propiciar el cambio, ya que aun se desconoce el grado de motivación real, como se mantiene el problema, cómo es el contexto familiar y social de la pareja y la historia de la pareja.


En una segunda etapa cuando ya se obtiene la información suficiente y se han establecido los focos de atención en la relación se puede diseñar una terapia exclusivamente para la pareja en tratamiento, respetando los objetivos de la pareja y adecuándola a su contexto, nivel cultural y social, así como a la etapa en que se encuentran en el momento que acuden a la terapia. Se puede establecer un método de trabajo que permita integrar a la pareja de una forma activa desde el inicio de la terapia y que favorezca facilitarles el aprendizaje de nuevas formas de relacionarse, de esta manera la pareja avanza de una manera mas consciente durante el proceso y puede ir evaluando sus avances. La pareja no solo resuelve sus problemas más apremiantes, sino que aprende nuevas forma de relacionarse, de expresar sus sentimientos, sus pensamientos y sus necesidades.


En la relación de pareja se pueden presentar situaciones como: dificultades en la comunicación, luchas por el poder y control, celos, infidelidades, dificultades en la expresión de afectividad y de la intimidad, problemas sexuales, falta de compromiso y de apego en la relación, violencia de diferentes tipos, separaciones recurrentes, separación definitiva, ya sea de estas o de nuevas situaciones que la pareja lleva a terapia existen formas de intervención que permiten alcanzar los objetivos de la pareja, que favorecen la toma de conciencia, la solución y el aprendizaje en la relación. Aquí es muy importante recordar que aunque se utilicen técnicas o ejercicios similares si no se utilizan en el momento adecuado para la pareja presente quizá no funcionen como se espera.


El papel del terapeuta es apoyar y dirigir el cambio positivo en la relación de pareja, encontrar la intervenciones adecuadas que permitan a la pareja el darse cuenta de cómo están funcionando, de las opciones que tiene para solucionar los conflictos, de experimentar a través de la vivencia nuevas formas de relacionarse mas sanas  que les permitan ir tomando conciencia de ellos mismos y de su pareja. La toma de conciencia favorece cambios significativos y a su vez favorece ir preparando el contexto en donde el cambio sea duradero y permanezca como un nuevo aprendizaje para el futuro.


En terapia Gestalt se ve la pareja desde la totalidad que forman y se revisan sus aspectos: individuales, sociales, pensamientos, conductas, la relación pareja-enfermedades o manifestaciones somáticas, su contexto social, la parte emocional y su influencia en la relación, la parte espiritual y la sexualidad. Es decir se trata  a la pareja desde su totalidad en el momento  que acude a la terapia.


La terapia permite vernos realmente como somos y permite también ver como es la persona que esta a nuestro lado, de una manera mas real y completa, permite darnos cuenta que quizá la otra persona es mucho mas de lo que creemos y queremos, sobre todo que a pesar de ser tan diferentes se puede estar en contacto, y en el proceso descubro que cuando ya no tengo miedo de ser lo que soy puedo verte y recibirte tal como eres.


Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra...
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, Y gris, verde, y rubia,
y morena...
Quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!...
 

 

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda... O no me quieras!
 

 

Dulce María Loynaz

poeta cubana 

 

 

Psicologos en Guadalajara

© 2014 PSICOTERAPIA GESTALT